Simbiosis Industrial EC, la plataforma que fortalecerá la economía circular en Ecuador


El día de hoy UNACEM Ecuador y la Corporación Ecuatoriana para la Responsabilidad Social & Sostenibilidad (CERES) presentaron oficialmente la plataforma Simbiosis Industrial EC. Esta herramienta digital es promovida desde la Mesa de Trabajo del ODS 9: Industria, Innovación e Infraestructura, liderada por UNACEM Ecuador desde hace dos años, como parte de la iniciativa Líderes por los ODS de Pacto Global-Red Ecuador.

Simbiosis Industrial EC recopilará información libre y voluntaria sobre residuos no peligrosos que generan las industrias para conseguir su aprovechamiento en otras cadenas productivas.

El encuentro contó con la presencia de actores importantes, que además, fueron los protagonistas de dar vida a este proyecto: Jackson Torres, Ministro Subrogante del Ministerio de Producción, Comercio Exterior, Inversión y Pesca (MPCEIP); Rosa Fonseca, Subsecretaría de Calidad Ambiental del Ministerio del Ambiente y Agua; Julio Moreno, Presidente de Pacto Global-Red Ecuador; Evangelina Gómez-Durañona, Directora Ejecutiva de CERES; y, Diego Moreno, Gerente de Planta de UNACEM Ecuador

 

“La Simbiosis Industrial en Ecuador junto a  la economía circular es el camino para poder avanzar en temas de sostenibilidad”. 

Durante 2019, el MPCEIP lideró la hoja de ruta de la economía circular. “En julio y agosto del mismo año, logramos hacer un taller, con más de 300 participantes y luego se logró la firma del Pacto de Economía Circular, con más de 300 adherentes que es fundamental al momento de crecer en este ámbito en el país”, dijo Jackson Torres, Ministro Subrogante del Ministerio de Producción, Comercio Exterior, Inversión y Pesca.

Torres aseguró que el desarrollo de la primera fase del Libro Blanco de Economía Circular, se dio gracias a UNACEM, y agradeció a esta compañía por ser una empresa líder en saber y representar qué es lo que quiere el planeta, en cuestión de cambio climático y de biodiversidad. 

El Libro Blanco fue cristalizado en base a talleres, mesas de trabajo, mediciones estadísticas, afirmó Torres. Y destacó que en este proceso, fue fundamental la medición de los diversos sectores productivos del país. 

En 2020 fue elaborado y aprobado el proyecto de Fondo de Estudios y Expertos de Economía Circular, “donde la Cooperación Alemana GIZ nos apoyó, tanto en crear una mesa de trabajo público privada que nos ha permitido tener un Libro Blanco, con una propuesta en firme, que es una herramienta que facilita a todos los actores de la sociedad, pequeñas, medianas y grandes industrias, a emprender en proyectos encaminados a construir un país responsable, que genere un cambio en el planeta”. 

Un trabajo  público-privado causa mayor impacto y alcance de los proyectos sostenibles

“Desde CERES venimos trabajando desde hace 16 años para poder consolidar un modelo de desarrollo sostenible en el sector privado, es así que, en enero 2020, firmamos un Acuerdo de Cooperación con el Ministerio de Ambiente y Agua, en el cual, buscábamos impulsar el modelo de Economía Circular, en una de las varias reuniones, se plantearon cuáles serán las líneas de trabajo estratégicas que querían plantear no, es así que resaltó, que era importante avanzar en la optimización y aprovechamiento de los recursos del sector industrial”, detalló Evangelina Gómez-Durañona, Directora Ejecutiva de CERES.

Para dar el primer paso, Gomez-Durañona asegura que era importante saber primero qué desechos genera la industria, para investigar, conectarlos e introducirlos nuevamente en el proceso productivo y darle la mayor cantidad de vida útil. En este sentido, nace la plataforma. 

“Se creó una matriz para identificar estos desechos y residuos sólidos no peligrosos que podrían ser reutilizados por el sector productivo. Nosotros veníamos trabajando por un lado, pero por el otro, UNACEM, como líder de la Mesa de Trabajo del ODS 9, también habían planteado, junto con las empresas miembros de esta mesa, la creación de un ecosistema de economía circular. Y en nuestra esencia está sumar esfuerzos, y hoy, tenemos el orgullo de presentarles esta plataforma de Simbiosis Industrial”. 

Esta herramienta brinda como beneficios la generación de sinergia sostenibles de valor y fomenta un ecosistema propicio para la economía circular, afirma la alta ejecutiva, que además la está impulsando a través del Libro Blanco de Economía Circular y  la Ley de Economía Circular que fue aprobada recientemente.

 

“La Simbiosis Industrial es un instrumento que promueve un intercambio eficiente de los recursos”

Diego Moreno, Gerente de Planta de UNACEM Ecuador, inició su discurso afirmando el compromiso de UNACEM con la creación de valor. “En más de 40 años no solo hemos contribuido al crecimiento y desarrollo del Ecuador a través de la gama de nuestros cementos, sino también a través de iniciativas de carácter social y ambiental, que responden a nuestra política que cuentan con ocho pilares de acción”. Alineados a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, promovidos en la Agenda 2030 de las Naciones Unidas:


1.- Seguridad y salud

2.- Ambiente

3.- Desarrollo de personas

4.- Responsabilidad de producto

5.- Relaciones comunitarias

6.- Buen Gobierno Corporativo

7.- Cadena de valor

8.- Comunicación responsable

 

“Desde UNACEM fomentamos las alianzas público-privadas para potenciar el alcance de nuestros programas sostenibles. Juntos tenemos más alcance, mayor impacto”, ejemplo de ello, es esta alianza con CERES, y con el aval del Ministerio del Ambiente y Agua, en el marco del programa Líderes por los ODS de Pacto Global.

Según Moreno, Simbiosis Industrial está enfocada en el intercambio de conocimientos entre los generadores de residuos. “Constituye un instrumento que funciona para promover un intercambio eficiente de los recursos”.

Desde hace más de una década, en esta empresa se ha trabajado en procesos de producción más limpia, que responden a los principios de la economía circular, desde la Mesa de Trabajo OD9: Industria , Innovación e Infraestructura, “hemos aportado a la gestión del conocimiento con iniciativas como: El primer estudio exploratorio de economía circular de las empresas ecuatorianas y el aporte a la construcción de la primera fase del Libro Blanco de Economía Circular”, concluyó.

Posts Relacionados