Resiliencia y ODS, pilares esenciales en la reconstrucción post-covid


Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU constituyen por sí mismos una hoja de ruta, un hilo conductor que puede ayudar a restablecer las prioridades para una recuperación sostenible en este momento histórico. Es una oportunidad para desarrollar y demostrar la resiliencia.

La pandemia del Covid-19 ha visibilizado que existe un importante consenso entre las instituciones al valorar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como una de las fórmulas para recuperar el sistema y de fomentar el desarrollo sostenible como piedra angular en la nueva realidad pos-covid.

De hecho, el valor, legitimidad y protagonismo que tendrán los ODS en la recuperación mundial tras la pandemia están más latentes que nunca; esta es la principal reflexión de Ricardo Dueñas, Presidente de Pacto Global Red-Ecuador, y que ha quedado plasmada en el Foro de Red de Instituciones Financieras de Desarrollo sobre Resiliencia y Transformación Digital, realizado el 17 de septiembre.

“Estamos en un contexto complejo y alta vulnerabilidad en el que se visibilizaron las dificultades de algunas sociedades en cuestiones básicas y cruciales como los índices de la pobreza, equidad de género, acceso a los servicios básicos o la pérdida de empleo ocasionada por la pandemia”.

En pre-covid existían 700 millones de personas que se iban a dormir con hambre; ahora son 1.200 millones en extrema pobreza. Se registran altos índices de desnutrición crónica infantil. ¿Esos niños tendrán un trabajo en el futuro para mantener un empleo, una familia? Las mujeres son las que más sufren del desempleo por una mala concepción y distribución de tareas domésticas no remuneradas. La falta de cuidado al medio ambiente y al planeta provocan cambios climáticos como deshielo de glaciares, por lo cual existe una forzosa migración de poblaciones hacia otros lugares, que no están preparados y adecuados para recibirlos y por lo tanto estas personas llegan a padecer.

La aplicación práctica de la Agenda 2030 y sus objetivos, exige, además, tener en cuenta dos cuestiones fundamentales: compromiso y alianza de todos los actores implicados, para hacer algo realmente decisivo y que los objetivos de la Agenda no retrocedan, por todas las desigualdades que se visibilizaron en la pandemia. Para esto hay que trabajar y aquí es en donde más resiliencia hay que demostrar sobre cómo se actúa de una forma solidaria y cómo se entienden los negocios y la nueva dinámica que se viene.

Transformación digital, otro pilar

La tecnología es la protagonista en el día a día. Las personas trabajan desde casa, los niños estudian on-line, las familias están interconectadas. Ha sido una transformación muy acelerada, las empresas han recurrido como solución al e-commerce y hay que ver cómo se la maneja con responsabilidad. Esto para que la parte emocional de las personas y de los jóvenes en especial que están permanentemente en redes sociales pendientes de likes y afecta a su autoestima. Debe haber una guía adecuada desde casa.

En este aspecto también se ha evidenciado la desigualdad para el acceso a la educación, porque mientras una parte está hiperconectada, hay otros estudiantes que deben treparse a un árbol para captar señal y conectarse a sus clases.

Posts Relacionados