Resiliencia para la recuperación

El foro de Resiliencia para la recuperación Naciones Unidas aporta con una reflexión positiva y una guía que busca fortalecer internamente a las personas y las motiva a ser parte de una sociedad próspera, influyente y respetuosa de los derechos humanos.

Panelistas:
Ph.D. Jaime Costales, Profesor USFQ
Padre Ernesto León, CEO Congregación de Oblatos

Moderadora:
Mariana Tufiño, Directora Ejecutiva de Pacto Global Ecuador

La conferencia arrancó con la intervención del Profesor de la Universidad San Francisco, Ph.D Jaime Costales, quien resaltó que la resiliencia es la fortaleza del alma del ser humano ante la adversidad y su capacidad de trascender buscando soluciones. Sin embargo, recalcó que gran parte de la humanidad, tras superar la crisis provocada por la pandemia, volverá a experimentar circunstancias iguales o peores a las que vive actualmente.

Ante esto, considera que se debe apelar a que una minoría de personas que tengan en acción, esa resiliencia constructiva para proponer alternativas de solución y que mantenga la visión de un solo planeta, la cual encamine a una sociedad capaz de atender a las necesidades espirituales y materiales.

Además, señaló que se deben cumplir con las siguientes metas fundamentales para pacificar al país y resolver la gravedad de la crisis:

  1. Superación profunda y acelerada de la pobreza y la marginalidad
  2. Generar un ambiente de democracia, unidad y respeto mutuo
  3. Elaborar un proceso de psicopedagogía social que eleve y amplifique la conciencia colectiva
  4. Escoger sabiamente dirigentes de calidad
  5. Preservar la vida y la ecología del país
  6. Convivir pacíficamente entre los grupos humanos

El Padre Ernesto León, por su parte, resaltó la importancia de reparar y curar al ser humano que se encuentra fragmentado como resultado de las heridas que la pandemia ha generado. Así, la persona se puede afirmar y salir adelante de la adversidad.

A continuación apuntó que la resiliencia debe ser tomada como sinónimo de esperanza, de esta forma se puede reemprender la vida y a su vez reactivar la economía. Para lograrlo invitó al público a ser valiente y enfocado en alcanzar las metas.

Finalmente, ambos expositores concluyeron que el cambio necesario debe ser de conciencia, pacífico, basada en el amor a la vida, constructivo y dejando de lado el odio. Esto a su vez permitirá una visión hacia el futuro y el trabajo en conjunto.