Inclusión Laboral de personas refugiadas en Ecuador

En el mundo hay 25 millones de refugiados. El mayor número en toda la historia de la humanidad. Problemas sociales, económicos y políticos son las principales razones; América Latina, como nunca antes, siente este desplazamiento de personas, niños, hombres, mujeres, jóvenes. Ecuador, Perú, Colombia y Venezuela son los países con mayores estragos ya sea porque desde ahí son los migrantes o porque tienen que acoger a personas por encima de su capacidad de asistencia social. A esto se suma otro reto tanto para los refugiados como para el país que los recibe: la empleabilidad.

Participantes:

Ileana Cruz, Gerente del Programa Teen, Partnership for Refugees
Mari María Clara Martín, representante de ACNUR en Ecuador
Verónica Escobar, presidenta Ejecutiva Fundación de las Américas FUDELA
Camilo Pinzón, presidente de la Alianza para el Emprendimiento e Innovación

Moderadora:

Michelle Arévalo Carpenter, CEO de IMPAQTO

 

Ileana Cruz, Gerente del Programa Teen, Partnership for Refugees

En el momento actual es muy complicado hablar sobre inclusión laboral y más sobre refugiados. Pero también es el momento para crear una oportunidad para crear un futuro de inclusión. El programa Teen trabaja con cientos de empresas privadas en el que se desarrolla programas concretos para la inclusión y capacitación laboral de refugiados en Ecuador.

Hay que verlos como un aporte, explica, sobre todo, a los jóvenes venezolanos que tienen una buena educación secundaria y superior. Pero hay que hacerlo de manera digna y en trabajo conjunto entre la empresa privada, ONG, gobierno central y local, comunidad y refugiados.

 

María Clara Martín, Representante de ACNUR en Ecuador

La inclusión laboral de refugiados es tan importante como la de todas las personas. No es una cuestión humanitaria y de buena voluntad, sino por los buenos beneficios de contratar refugiados: buena educación que no le costó al Estado y que puede aportar a la empresa. Estudios internacionales comprueban que los refugiados pueden aportar con una innovación en un 40%.

Hablamos de un tema crucial para reducir conflictos sociales y también es un tema económico: a las empresas les beneficia tener una mano de obra calificada. El Banco Mundial realizó un estudio sobre la mano de obra de refugiados y una de las conclusiones fue que aumentaría el PIB del Ecuador en un 2%, en el futuro. De ahí que se está trabajando con el Gobierno Nacional, sector privado, con las agencias de desarrollo económico, se apoya a pequeñas empresas y negocios y se estimulan con los emprendimientos. El 60% de los refugiados prefiere trabajar con sus emprendimientos.

Hay una alianza entre Pacto Global y Teen para dar un plus a las empresas y hay un trabajo extenso y planificado para aprovechar este mercado de refugiados. Es crucial el involucramiento de la empresa privada.

 

Camilo Pinzón, Presidente de la Alianza para el Emprendimiento e Innovación.

¿Cuáles son las oportunidades y beneficios de contratar refugiados en las empresas? Hay que dejar de ver a los refugiados desde la perspectiva de hacer programas de asistencia, sino también de cómo incluirlos en la fuerza laboral. Venezuela es el país donde se toma el mejor café en Latinoamérica porque abrió las puertas para recibir emigrantes italianos; o es el mejor lugar para comer pan porque abrió la puerta a los portugueses.

Venezuela no era un país de migrantes y ahora lo es por la situación política. Es un llamado hacia la comunidad ecuatoriana, empresas y ciudadanos y quitarnos el chip: “me van a venir a quitar algo”. ¿Por qué hay que pensarlo así? Hay que pensar de una manera distinta. Hay muchos ejemplos en el mundo de países que han sido receptores masivos de migrantes y son motores de desarrollo.

“Si como comunidad nos abrimos, habrán cosas buenas de su cultura para nosotros. Es positivo y debemos comprometernos para que esto se haga realidad. En la AEI hay un programa que se llama “Sin Fronteras” para ayudar a esta inclusión laboral. Hay una alta acción para incluir a los refugiados, hay que ver que la población se active. Lo que se busca hacer ahora con los refugiados es encontrar la facilidad para incorporarlos a sus habilidades e incluirlos en la fuerza laboral”.

 

Verónica Escobar, Presidenta Ejecutiva Fundación de las Américas FUDELA

Poner estos temas sobre la agenda permite visibilizar a las personas vulnerables y en especial a los refugiados y emigrantes. Los refugiados buscan sueños y una oportunidad de vida para ellos y su familia. ¿Cómo debe ser un modelo de empleabilidad?

Un modelo que incorpore y acoja a las personas locales y, por supuesto, a migrantes y refugiados.
Un modelo de empleabilidad debe ser integral en todas las regiones.
Un modelo debe ser adaptable, escalable. Este modelo debe tener varios ejes y fases: refuerzo de valores y derechos, se complementa con capacitación técnica para vincularse y prácticas de inserción. Hay ejercicios con empresas en Guayaquil que no estaban cubiertas y que con el apoyo de la academia, capacitación y asistencia técnica se formó a hombres y mujeres que responden a la necesidad de una empresa, esto bajo la mirada de Acnur. Es un ganar-ganar.
Hay que ser innovadores en las implementaciones -en terreno- para formar competencias blandas. Se pueden dar capacitación virtuales Hay buenas prácticas y aunque no es el mejor momento para contratar, sí es posible. Hay muchos desafíos, pero también salidas:

  • Inclusión laboral, buscando nuevos nichos en donde capacitar.
  • Nuevos emprendimientos con competencias blandas y técnicas para que se sostengan.
  • Fomentar el tema de educación en institutos técnicos.

El tema de discriminación a refugiados es una problemática fuerte. Según un estudio de Banco Mundial, un 95% de los venezolanos sufre discriminación laboral ¿Qué hay que hacer para cambiar este chip? Trabajar con ecuatorianos y también con personas en movilidad y refugiados para cambiar estigmas y esto se lo hace interactuando en comunidad, gobierno local, academia y organismos internacionales.

Hay que hablar sobre estos temas y poner sobre la mesa estos temas para aprender entre venezolanos, colombianos, ecuatorianos y así poder sumar. Este es un primer paso. Hay que contratar y pagar bien a los refugiados y se ven en el día a día. La sensibilización es muy importante.