¿Cómo potenciar el valor del desarrollo sostenible en la post-crisis del Covid-19 en Ecuador?- Paúl Rivera

El pensamiento sistémico y las cadenas de valor sostenibles

Las crisis son inherentes al desarrollo de la vida en todas sus facetas. Negar su existencia y condición de repetibilidad sistémica es, por lo tanto, un ejercicio harto contrario a la esencia de la sostenibilidad. Las crisis de hecho son catalizadores sistémicos de la evolución social.

Tanto es así, que la evolución humana ha tenido que pasar por diferentes episodios, cada cual más doloroso; pero que sin embargo, al final han generado métodos e institucionalidades innovadoras. Han sido cambios que de una u otra manera han forjado una sociedad cada vez más civilizada; y es que, aunque las redes sociales destapen nuestros errores como especie, de manera casi brutal y despiadada; no existe manera de obviar lo objetivo, la humanidad está evolucionando, tanto técnicamente como en términos de consciencia colectiva.

Basta ver los cambios en patrones sociales hacia las tendencias de consumo responsable. Para el 2018 el comercio justo ya generaba 9 billones de dólares en ventas globales, impactando de forma positiva en la vida de 193 millones de agricultores (1)

La tendencia no parará, seguirá, y, gracias a la tecnología, irreverente e irrespetuosa del status quo, se volverá un tema transversal a toda la sociedad; colocando así presión creciente sobre los tomadores de decisiones tradicionales que estaban acostumbrados a resolver los asuntos de negocio en términos de ganancias financieras exclusivamente.

En ese sentido, y alineado al proceso global mencionado, la coyuntura de la pandemia ha destapado lo que cómodamente quisimos ignorar durante décadas: que nuestra prosperidad se asienta sobre cadenas de valor injustas y desprovistas de información necesaria para tomar decisiones. Si algo le ha faltado a todos los actores sociales ha sido información rápida y oportuna, tanto para tomar, como para evaluar decisiones.

Eso no irá más, el mundo post COVID-19 será un mundo con información mucho más abundante, misma que forzosamente debemos destinar para corregir las distorsiones sociales y económicas de las cadenas. Generar cadenas de valor sostenibles será el mantra.

El mundo post COVID-19 deberá utilizar la información para generar verdadero pensamiento sistémico en nuestros líderes. Es menester pensar más allá de relaciones lineales. No somos entes aislados.

Esta crisis, y las lecciones que ella nos dejará serán el catalizador del nacimiento del pensamiento sistémico aplicado a la toma de decisiones, tanto empresariales como públicas.

Los métodos e instituciones que de ello deriven, serán probablemente el primer intento colectivo de buscar la sostenibilidad de nuestra especie como parte de un sistema más complejo, en donde no somos ni el principio ni el fin último, sino un componente más.

(1)  http://fairtradeamerica.org/Media-Center/Blog/2018/October/Fairtrade-tops-9-billion-in-global-sales

Por Alejandro Rivera
https://www.instagram.com/paulriverat/

Posts Relacionados