¿Cómo potenciar el valor del desarrollo sostenible en la post-crisis del Covid-19 en Ecuador?-Guillermo Morán


Antes que ocurra la crisis de COVID-19 en Ecuador, los niveles y tendencias en los ingresos internos y los flujos externos a la economía en desarrollo ya se consideraban insuficientes para apoyar los propósitos de Desarrollo Sostenible. Con altos niveles de deuda pública y presiones adicionales inducidas por la pandemia en todas las principales fuentes de financiamiento para el desarrollo, los países de bajos y medianos ingresos pueden tener dificultades para financiar sus respuestas de salud pública, sociales y económicas a la pandemia COVID-19. En Ecuador las primeras observaciones apuntan a salidas masivas de deuda y capital de las economías en desarrollo que acompañan a una caída en las remesas, y los efectos ondulantes en las finanzas nacionales ya solicitados por las crisis económicas y de salud pública en desarrollo.

Los empleadores, públicos y privados, ahora han probado formas alternativas de trabajar, estudiar y consumir a una escala que puede impulsar de forma duradera algunas transiciones hacia un consumo y producción más responsables.

Para potenciar el valor del desarrollo sostenible tenemos que tomar medida que se formulan planes para ayudar a los ecuatorianos y las comunidades a reconstruir sus economías y sociedades, esta es una oportunidad para adoptar la energía renovable, la tecnología verde y los nuevos sectores sostenibles que colocan al planeta en una vía rápida hacia la descarbonización, también en inversiones en riqueza pública e infraestructura social y ecológica, Ecuador tiene que avanzar en el consumo y la producción des carbonizados e impulsar un financiamiento responsable para la estabilidad climática.  El trabajo se enfoca en sectores críticos para reconstruir una economía fuerte: transición energética, edificios y construcción, sistemas alimentarios, desperdicio y movilidad, permitiendo al mundo establecer la próxima generación de infraestructura sostenible y productiva.

Hay que tomar medidas hoy para proteger los ecosistemas en la tierra y en el agua, combatir el calentamiento global e incluir medidas de bioseguridad “seguridad primero” y salvaguardas ambientales es fundamental. Garantizar que el conocimiento y el compromiso con el consumo y la producción responsables se extiendan a todos los pilares de las sociedades serán elementos fundamentales para garantizar el progreso y el éxito de todos los demás objetivos de desarrollo sostenible.

 

Por Guillermo Morán

Posts Relacionados