¿Cómo potenciar el valor del desarrollo sostenible en la post-crisis del Covid-19 en Ecuador?- Gema Sornoza


Si algo ha demostrado la crisis desencadenada por el coronavirus es la importancia de desarrollar economías que apunten a la sostenibilidad y al desarrollo responsable. Los grupos económicamente marginados han sido los más afectados, la pandemia ha hecho evidente la vulnerabilidad de las desigualdades sociales, y mitigar los daños a largo plazo va a depender de la transformación de la economía tradicional a una que apunte a la innovación y a la inclusión de todos los sectores de productividad.

Los eventos Cisne Negro, como el coronavirus, son sucesos imprevistos que rompen el status quo y cuyo impacto impulsa cambios ya sean económicos o sociales. La pandemia ha impactado los sistemas de salud, ha acentuado las brechas de desigualdad y aumentado las tasas de desempleo. Pero también nos da, como otros cisnes negros del pasado, una oportunidad para innovar y cambiar sistemas obsoletos.

La búsqueda de soluciones nos lleva entonces a evaluar nuestro sistema actual y preguntarnos ¿cuáles son nuestros puntos débiles?, ¿qué se puede mejorar? y ¿en donde se debe hacer énfasis para crear modelos de desarrollo sostenibles y accesibles?

Las áreas rurales han sufrido un mayor impacto siendo espacios vulnerables, buscar formas de fomentar su desarrollo de manera sostenible es de vital importancia. Sucede mucho que cuando hablamos de innovar tendemos a asociar el termino con desarrollo de tecnologías, pero ese no es siempre el caso. Innovar es también desarrollar, es impulsar el progreso y aumentar el valor de algo.

Desde ese punto de vista entonces, ¿qué ideas se pueden implementar para impulsar este desarrollo?

Uno de los sectores mas afectados por la pandemia sin duda ha sido el turismo. En una industria que funciona principalmente gracias al movimiento de personas y las interacciones sociales, las restricciones de movilidad, así como el temor de contagio han hecho que las personas cancelen viajes y vuelos; causando grandes preocupaciones sobre su futuro.

Una forma de potenciar el turismo post pandemia y de iniciar la recuperación económica es el turismo rural, pues esta enfocado en un principio a la demanda interna y a demás presenta oportunidades para salvaguardar las culturas locales.

El turismo rural es una herramienta que ha pasado desapercibida y se ha desarrollado lentamente en los últimos años, aunque sus ventajas son excepcionalmente interesantes.

Genera empleo e ingresos para los residentes del área, haciendo énfasis en el desarrollo de las mujeres, que generalmente, son las que menos oportunidades tienen. Crea un mercado en el que se aprende a apreciar los productos locales, lo cual podría derivar en la creación de nuevas industrias. Además de ayudar a reducir la migración rural- urbana gracias a las oportunidades generadas.

A corto plazo el turismo rural es una oportunidad para estimular la actividad económica de nuestro país, a largo plazo se puede convertir en un modelo de negocio sustentable que post pandemia puede convertir al país en un destino atractivo para turistas extranjeros.

Por Gema Sornoza
@Gemainsp_

Posts Relacionados