¿Cómo construir un Ecuador más sostenible?

JohanaCordova
EDUCACIÓN Y BIOCENTRISMO

Construir un Ecuador más sostenible se lo logra mejorando la educación ambiental en el país ya que a partir del 2008 con el reconocimiento de la naturaleza como sujeto de aquellos derechos que contempla la Carta Magna del Ecuador se resalta principalmente la necesidad de garantizar el desarrollo sostenible. Es decir, satisfacer nuestras necesidades actuales, sin evitar que las futuras generaciones puedan satisfacer las suyas. En el país pocas personas conocen acerca de los derechos de la naturaleza, poseen información mínima o hábitos que perjudican al medio ambiente lo cual no permite que se pueda enseñar a las generaciones venideras y aún peor, se está evitando que se garantice el desarrollo sostenible. El ser humano por años ha sido el centro de todo(antropocentrismo) llevado a la humanidad a justificar la destrucción de la naturaleza, de nuestro sustento, nuestro hogar y nuestra Madre Tierra con una ideología económica. Desde el 2008 en Ecuador se puede distinguir una aproximación hacia otra concepción, esta vez una concepción cercana a la naturaleza y a su relación con el ser humano, el biocentrismo. El biocentrismo no quiere decir que la naturaleza sea más importante que la humanidad, sino que crea una estrecha relación entre ambos con el único fin de vivir en armonía preservando el medio ambiente.  Esta concepción es esencial para que las futuras generaciones lleguen a disfrutar de los recursos que nos provee la naturaleza. Para ello, la educación ambiental en hogares e instituciones educativas sobre temas ambientales es una estrategia que puede ser aplicada con el objetivo de cumplir con el desarrollo sostenible.

Para construir un Ecuador más sostenible se debe partir de un punto que abarque algo grande: familia y educación. Los hogares y las instituciones educativas del país son ese punto de partida que puede lograr que se garanticen y se pueda alcanzar un Ecuador más sostenible. Enseñar a las generaciones venideras sobre el cuidado del medio ambiente es primordial. En los hogares, los padres podrían enseñar a sus hijos sobre la importancia del agua, de una alimentación sana, del consumismo en cuanto a prendas de vestir u objetos tecnológicos, del reciclaje, del amor hacia la flora y fauna, entre otras cuestiones similares que pueden enseñarse desde casa. Por otro lado, las instituciones educativas tienen un espacio tan amplio que a partir de las aulas al momento de impartir clases o una charla bien expuesta sobre temas ambientales podrían cambiar la visión de sus estudiantes. Mencionando como ejemplo a las escuelas y colegios donde se forman el gobierno o el consejo estudiantil que representan a los estudiantes, ¿por qué no formar un grupo ecológico? O en las universidades por qué no hacerlo. Si lo analizamos nos daremos cuenta que no se lo hace porque estamos tan centrados en un progreso individual(antropocentrismo) que olvidamos a nuestra Madre Tierra, olvidamos a las generaciones futuras, olvidamos que acciones tan pequeñas podrían generar cambios tan grandes.

 

IG: pao.yar

Posts Relacionados