¿Cómo construir un Ecuador más sostenible?

anfab
ECUADOR AGROALIMENTARIO
UNA OPORTUNIDAD DESCONOCIDA PARA EL PAÍS

Desde hace varios años Ecuador vive de su producción alimentaria, tanto de actividades agropecuarias como de la industria transformadora de alimentos. Debido a su aparente “pobre impacto socio económico”, estas actividades se han visto opacadas por la industria petrolera. Sin embargo, gracias a la apertura comercial, nuevos mercados identificados y, en paralelo, la debacle ocurrida de los precios del petróleo, el impacto de la producción agroalimentaria demostró su importancia garantizando, por un lado, la seguridad alimentaria, pero también importantes resultados en términos de exportación por su enfoque a las tendencias del consumidor. En 2020 la exportación de productos agroalimentarios superó los USD 11 mil millones, generando una balanza comercial positiva de USD nueve mil millones en el sistema agroalimentario, duplicando el total de las exportaciones petroleras.

Esto marca una importante pauta para repensar el actual diseño del sistema agroalimentario, poniendo al consumidor como actor principal de todas las cadenas productivas, tanto a nivel local como internacional. No escuchar sus necesidades, al mantener una política enfocada netamente en el incremento de la producción agropecuaria, es anti técnico y amenaza, sin duda, el futuro de las cadenas agroalimentarias que de por sí son sostenibles y sustentables cuando se las maneja de manera planificada, más en un país con las ventajas ambientales como las que goza el Ecuador.

Para eso, es importante reunir a todos los líderes del sistema agroalimentario de cada eslabón, así como conectar e impulsar sus cadenas. En la actualidad este sistema propicia tres millones de plazas de empleo y representa el 23% de las ventas nacionales.

¿Cómo se impulsa el Sistema del Ecuador Agroalimentario?

1. Planificando una agricultura de transición para liberar tierras de cultivos tradicionales y sustituir la producción excedentaria con nuevos productos que satisfagan las necesidades.
2. Reorganizando la producción primaria, apoyándose en empresas “ancla” dispuestas en reconstruir nuevas cadenas agroalimentarias que permitan transmitir las necesidades del consumidor interno y externo desde el campo hasta el comercio y la industria transformadora.
3. Aprovechando innovadoras estructuras para transformar los métodos de producción hacia actividades alineadas con las tendencias del mercado.

Para ello, es necesario el diseño de políticas acorde al escenario actual de la producción agroalimentaria. La tarea es compartida: El sector público, por su parte, debe apoyar y motivar a la reorganización y comunicación entre las actividades primarias, industriales y de comercialización, a través de cooperativas de producción para lograr una agricultura de transición con alto valor agregado que impulse cadenas de valor compartido. El sector privado, por otro lado, tiene la responsabilidad de fortalecer la transmisión de conocimientos del mercado y facilitar el acceso a tecnología y capacitación para los productores primarios, fomentando el cultivo de nuevos productos aptos en la región para desarrollo de un sistema agroalimentario sostenible y compartido en función del mercado meta identificado.


Por
: Christian Wahli, Presidente ejecutivo ANFAB

Julio De la Calle, Director de proyectos e innovación ANFAB
https://www.instagram.com/anfab_ecuador

Entradas relacionadas