Aniversario 20 UN Global Compact -Leaders Summit-

 

En el marco de las acciones conmemorativas por los 20 años de UN Global Compact, la iniciativa de sostenibilidad más grande del mundo, se realizó el Leaders Summit.

En la sesión plenaria “Desafíos ambientales y sociales post COVID-19, el caso de Latinoamérica, Caribe y Amazonía”, Ricardo Dueñas, Presidente de Pacto Global-Red Ecuador, moderó el panel donde participaron: Jessica Faieta, UN Residente Coordinador en Colombia; Gonzalo Muñoz, High Level Champion, COP 25; y Jean Jereissati, CEO de Ambev Brasil.

Dueñas instó a que las empresas se comprometan a ejecutar un trabajo con propósito en un momento crucial donde, más que nunca, la crisis económica y el cambio climático deben mover al mundo a ver a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible como el eje de la senda que la sociedad debe seguir.


Gonzalo Muñoz
High Level Champion, COP 25

Para el experto, el tema del cambio climático tiene sus particularidades. Por un lado “acelerar la acción climática para que el planeta no se caliente más allá del 1,5°C”. Con la actual crisis sanitaria, esta grave situación se ha mantenido, “no tiene cuarentena”. Por tanto, “no hay nada que celebrar con el tema del Covid y la reducción de contaminación en el mundo porque se han perdido miles de vidas”. Desde su visión, Muñoz precisa que necesitamos un cambio estructural donde los países deben posicionarse para lograrlo. “Mucho de lo que vivimos es consecuencia de un modelo que debemos dejar atrás”.

También habla de fomentar empleos y trabajos verdes para disminuir emisiones globales, a la par de destacar el valioso aporte que ha hecho Pacto Global en el mundo para que los actores se comprometan con la neutralidad de carbono para 2050.

Si hablamos de empresas con propósito, Muñoz explica que “Este es el momento en que deberíamos aspirar a que todo estudiante universitario se forme en los 17 ODS, debería ser un aspecto neural dentro de las malla curriculares porque ese es el comportamiento base para avanzar hacia el desarrollo sostenible”.


Jessica Faieta
UN Residente Coordinador en Colombia

El mundo ha expuesto las desigualdades que rigen el día a día de las sociedades. Para Faieta, el contexto actual se debe entender desde dos momentos: la condición de la pandemia y la recuperación.

En Latinoamérica -acorde a la experta- “ha habido un sistema de  protección social bastante avanzado donde ha sido útil para que los gobiernos puedan contener la crisis de cierta manera, compensar a las personas que están en confinamiento”.

En la región, tras el impacto de la Covid-19, se han evidenciado los grupos vulnerables: las personas de escasos recursos, quienes viven en barrios con mayor hacinamiento, quienes no tienen activos ni ahorros (viven del día a día), quienes no tienen computadora ni conectividad. También están quienes viven en condiciones de salud precaria (como la malnutrición); comercio informal (por tanto no se registran en ningún programa); mujeres; y adultos mayores.

“Debemos tener una mirada multidimensional sobre el impacto socio económico.  Necesitamos datos robustos”, explica. “Desde UN creemos que se deben buscar recursos de crédito, no de cooperación ni donación. Esos fondos están siendo priorizados para los países mucho más pobres que Latinoamérica, región donde hemos visto que por sus propias capacidades sale adelante y precisamente ahí radica la importancia del sector privado”.

Invita a que las empresas redireccionen esfuerzos e inversiones; se fortalezca la compra local, se dé mayor conectividad. “Esa combinación del sector privado con el público será necesario.


Jean Jereissati
CEO de Ambev Brasil

El alto ejecutivo es enfático en decir que vivimos una crisis sin precedentes, pero resalta el trabajo del sector privado para usar sus capacidades. Por ejemplo, desde su fábrica, al arrancar la crisis sanitaria, se empezó a producir gel. “O hemos visto como en tiempo récord se construyó en San Pablo un hospital público”. No deja por fuera los esfuerzos para priorizar la atención médica en la región amazónica.

“Hemos fusionados esfuerzos con las empresas, no hay competencia sino el deseo de ayudar y  no dejar a nadie atrás”.

En cuanto a la transformación digital acelerada que el mundo vive, ve con positivismo el impacto de la tecnología para resolver problemas como mantener las operaciones de las empresas y también dar tranquilidad sicológica a los empleados.

“Ahora más que nunca se han contratado programadores, personas que ayudan a la transformación. Además el consumidor busca agilidad y rapidez de servicios, por ello se  agregaron personas para fortalecer el sistema de delivery. Vimos en un nuevo camino para mirar el  futuro y es inevitable”.

Para el CEO, la gran lección que se llevan las empresas es aprender a trabajar de manera diferente. “La coherencia ha estado por encima de la competencia. Ese comportamiento debe continuar”.

El Leaders Summit se desarrolla el 15 y 16 de junio, mediante 61 sesiones en 26 horas de programación continua. UN Global Compact ha llamado a las empresas y organizaciones a unirse para reconstruir, de forma conjunta, sociedades y economías más inclusivas.

Posts Relacionados